título
¿Aún no sabes qué titulo darle a tu texto ?

No te preocupes, es bastante normal. Hay quien dice que darle título a un texto es parecido a ponerle nombre a un bebé: a veces, desde que comienza la gestación nos llega el título (o nombre) perfecto, y a veces no encontramos el indicado hasta que termina de formarse y podemos verlo en su totalidad, como un ente fuera de nosotros.

Para ayudarte con la búsqueda del nombre perfecto para tu bebé, hicimos esta entrada con algunas recomendaciones, basadas en una pequeña investigación y en nuestra propia experiencia. Son recomendaciones específicas para documentos técnicos y estratégicos, aunque también funcionan para textos creativos y literarios.


La mayoría de los autores coinciden en que entre las principales características de un buen título para un documento están: su pertinencia, su brevedad, su capacidad de seducción, su vinculación con el público objetivo.

título
Pertinencia

El título debe estar relacionado con el tema del documento. Los lectores buscarán encontrar la promesa que el título haya generado en ellos, por lo que es muy importante ajustarlo al contenido que presenta en lugar de a la intención que pudo haberse tenido al principio. Un título como “Vivencias Clandestinas” requerirá que el lector sea adivino o tenga dones de telepatía para saber que el contenido que encontrará en un documento se relaciona con una guía editorial y no con una historia indiscreta.  

 

título
Brevedad

Un título demasiado largo entorpece la visión del lector y su percepción de la obra es menos ágil. Si el asunto del que trata el documento es muy extenso y tienes la impresión de que es necesario explicar su contenido en un título muy largo, busca un título principal conciso y genérico, y utiliza un subtítulo o subtítulos para hacerlo más específico. Por ejemplo, para un documento que presenta el resultado de una investigación sobre las localidades, modalidades, formas de operación y políticas del turismo cultural en México, nosotros utilizamos un título como: El tiempo y el espacio de los viajes culturales.

 

 

título
Capacidad de seducción

La curiosidad es uno de los atributos que mejor logra atrapar a un lector, genera apetito por saber y abre su mente para explorar un tema. El punto de la seducción está en llegar tanto al intelecto como a las emociones del lector, creando una impresión en su memoria visual, auditiva y kinestésica. Títulos como “Safari de la Estrategia” de Henry Mintzberg, o “El Arte de la Guerra” de Zun Tzu, son buenos ejemplos de libros estratégicos.  

 

 

 

título
Vinculación con el público objetivo

Diferentes grupos demográficos o sociográficos tienen distintos estilos, gustos, necesidades, contextos y formas de percibir la realidad. Asegura que el título del documento sea comprensible y seductor para tu principal grupo de interés.

 

 

Si quieres ahondar en el tema te recomendamos DOCUMENTOS CON SENTIDO, una guía que te ayudará a que tus textos queden impecables.

Por Mariana Viramontes


Ver más tips para escritores

 

 

 

 

¿Te gustó esta publicación? ¡Compártela con tus amigos!

 

Publicidad
Posted in Tips para escritores.