La tercera persona: la voz del narrador.

Tercera personaEscribir en tercera persona, es tal cual como lo dice su nombre, escribir sobre un tercero. Es decir, no es escribir sobre uno mismo, sino referirse a los personajes como la otredad. El narrador en tercera persona conoce todo lo que está sucediendo en la historia: los pensamientos, los sentimientos y las acciones de todos los personajes.

Aunque, evidentemente, como escritores sabemos qué es lo que va a pasar en la historia, si narramos en primera persona, o sea, desde el punto de vista personal, encontramos muchas limitantes en la manera de construir las secuencias de sucesos, pues es inverosímil que un solo personaje conozca todas las acciones, pensamientos y sentimientos de los otros; de ahí que la mayoría de las narraciones sean contadas en tercera persona.

Para escribir en tercera persona, sólo hay que seguir unos sencillos pasos.

  1. Para empezar, nos hay que utilizar los pronombres “él” “ella” y “ellos”. Por ejemplo, el narrador dirá “él salió a caminar” y no “salí a caminar”. Claramente, también podemos referirnos a los personajes por sus nombres: “Juan salió a caminar”
  2. Habrá que asegurarnos que los verbos también estén conjugados en tercera persona, de lo contrario, tu narración no tendrá ni pies ni cabeza.
  3. Al tener un narrador omnisciente, es decir, que lo conoce y sabe todo, es importante que se mantenga una línea clara para que el lector no se pierda. Definir qué tanto sabrá el narrador, cuáles son sus límites y si está diciendo la verdad o una mentira son cosas importantes de definir para mantener la tendencia a lo largo del texto.
  4. Podemos describir tanto como sea necesario, y no solamente de manera física, sino también lo que está sucediendo dentro de la cabeza de los personajes. “Mientras el cielo se nublaba, Javier sentía como su vida se desmoronaba frente a él. Cada gota de lluvia le recordaba a sus ahora pérdidas, que en algún momento fueron lo que hacían su vida completa.”

Aunque esta es la manera más fácil de escribir, de todas formas se pueden hacer muchas variaciones y recomendamos hacer muchos experimentos hasta encontrar la voz del narrador que mejor quede con la historia que se pretende contar. También, jugar con la primera persona puede ser una tarea muy buena para ejercitar las variaciones narrativas.

Por Sofía Viramontes

Publicidad
Posted in Entrada, Tips para escritores and tagged , , .